¿Los argentinos serán siempre argentinos? (I)

Ángel Juez

Cuando en 1492 Colón llegó por error a La República Dominicana bautizándola con el nombre de la Española, no descubrió América, más bien la colonizó. El reino de Castilla fue el promotor y mecenas de los viajes de Colón y no permitió o dificultó muchísimo que zarparan barcos de la Corona de Aragón La unión de las coronas de Castilla y Aragón tropezó de entrada con la animadversión de los catalanes independentistas a los que castigó severamente poniéndoles todos los inconvenientes posibles para que no pudieran participar de los beneficios de la conquista; los gallegos y sobretodo los vascos se hicieron con la mayoría del botín; a los castellanos, los extremeños y los andaluces sólo les interesaba fornicar, de ahí viene el gran mestizaje que observamos en Latinoamérica. Puede decirse con poco margen de error que los latinos fueron los grandes damnificados del castigo impuesto a los catalanes, estos como ha quedado demostrado eran y son grandes administradores, capaces de encontrar agua debajo de las piedras. Aunque un poco sosos y aburridos (no todos) el hecho de no poder zarpar hacia el nuevo mundo supuso un handicap para los latinos a los que les hubiera venido de perlas disponer de los conocimientos de gestión de los catalanes. Hay un dicho popular que dice”els catalans de les pedres en fan pans”. A mediados del siglo XVIII, pudieron viajar, hicieron una buena labor pero ya era un poco tarde. Para ilustrar su carácter explicaremos que los catalanes guardaban su mierda para abonar sus tierras dejando estupefacta al resto de la población, de ahí al” caganer” y el” cagatió” no hay ni un paso.

Hay que decir que a Argentina emigraron más italianos que españoles (los mal llamados gallegos) y de ahí viene su desgracia porque heredaron la fantasmada española y la impostura italiana, aunque se sienten profundamente orgullosos de su identidad.

Argentina fue una potencia mundial mientras Uruguay era considerada la Suiza sudamericana gracias a la venta de alimentos por encima de su precio habitual, debido a la escasez que había en Europa ,como consecuencia de las dos guerras mundiales y la guerra civil española, entre los años treinta y cincuenta del siglo pasado. Esto provocó, y aún dura, que se creyeran europeos menospreciando al resto de latinos sobre todo por sus formas y maneras de vestir que detestan; seguramente por eso, los argentinos serán siempre argentinos. Después de la guerra civil española recibieron, igual que los mejicanos, a numerosos republicanos españoles exiliados. Curiosamente los que llegaron a México prosperaron mientras los que lo hicieron en Argentina acabaron económicamente perjudicados.

En los años sesenta cambian las tornas, tanto Argentina como Uruguay pierden buena parte de su status y numerosas familias deciden emigrar a España.

Los argentinos eran recibidos, en España en general y en Barcelona en particular, como familiares; habían pocos, eran cultos, disponían de doble nacionalidad y algunos trabajaban en hostelería. Nadie imaginaba lo que estaba por venir. A finales de los setenta llega la primera hornada, a consecuencia de la dictadura militar, una élite universitaria, gente bien formada con carreras superiores y miles de artesanos súper habilidosos que pronto se hicieron los amos de las paradas de la Rambla y coparon la mayoría de tiendas de bisutería de la calle Boquería. Tanto unos como otros se hicieron buenos clientes del mundo de la hostelería nocturna, sobre todo los diseñadores que llegaron a alcanzar fama mundial anclados en Barcelona. Su notable capacidad intelectual, su facilidad innata para comunicar y su enorme creatividad les dieron fama mundial, y todavía la mantienen. Mario Eskenazi y América Sánchez son una buena prueba de ello.

Sin prisa pero sin pausa los argentinos fueron llegando a Barcelona, y cada vez más se fueron incorporando al mundo de la hostelería. A mediados de los noventa, Barcelona se posiciona como destino turístico de alto nivel, en hostelería empieza a escasear la mano de obra. Llegan trabajadores de Europa del este y de Latinoamérica y entre ellos gente de medio mundo a la busca y captura de una manera de ganarse la vida en todos los ámbitos.

Lo que aconteció después sólo, Dios lo sabe,aunque nosotros lo intentaremos analizar...

 

CONTINUARÁ...

Comentarios

Añadir un comentario nuevo:

Tu dirección de email permanecerá oculta y no se mostrará públicamente.

Otros artículos relacionados: